.

Responsabilidad Corporativa

Cargill es una empresa fundada en 1865 con la convicción “nuestra palabra es nuestro compromiso”. Hoy en día, convertida en una compañía global diversificada que todavía se basa en una cultura de confianza y respeto, este sigue siendo su lema para el desarrollo de su actividad empresarial. Actuamos con integridad y rendición de cuentas. Nos comprometemos a proporcionar nuestros servicios de una forma responsable; reduciendo nuestro impacto medioambiental y mejorando las comunidades en las que trabajamos. Nos apasiona nuestro objetivo de ser el líder global en la alimentación para personas y la actuación responsable en los mercados agrícola, alimentario, industrial y financiero a los que prestamos nuestros servicios.

El mundo se enfrenta a retos muy complejos. Nuestro negocio, por su alcance y envergadura, nos proporciona una visión incomparable. Esta amplia perspectiva implica responsabilidad. Estamos comprometidos con alimentar a una población mundial en pleno crecimiento a la vez que protegemos el planeta. Continuamos buscando nuevas formas de ayudar a los agricultores a producir más alimentos de una manera más sostenible, y a desarrollar métodos más eficaces para transportar alimentos de zonas de superávit a zonas de déficit. Sabemos que con el talento y convicción de nuestros empleados, podemos llegar a cumplir con el objetivo de garantizar que todo el mundo tenga acceso a alimentos seguros, nutritivos y asequibles.

Nos centramos en atender las necesidades actuales sin incidir negativamente en la capacidad mundial de ayudar a las generaciones futuras. El interés de Cargill se extiende más allá de nuestro propio desarrollo con los proveedores, socios y otros públicos de interés en las cadenas de suministro. Una cadena de suministro responsable respeta a la población y a los derechos humanos; produce alimentos seguros y sanos; proporciona un trato más humano a los animales; promueve unas prácticas agrícolas más responsables; y reduce el impacto medioambiental, además de proteger la tierra y contribuir a la conservación de los escasos recursos. Para lograrlo es necesaria la colaboración de todos los públicos de interés a través de los mercados desarrollados y emergentes. Nos esforzamos en demostrar un progreso cuantificable frente a las cuestiones relacionadas con la cadena de suministro que podemos controlar y en las que podemos incidir.

Sabemos que nuestra capacidad de crecer como empresa depende de nuestro trato con la gente, la forma en la que enriquecemos nuestras comunidades y la calidad de nuestro servicio a los clientes. Gracias al esfuerzo de nuestros empleados, el crecimiento de Cargill puede ser rentable y responsable, lo que le permite satisfacer las necesidades de un mundo diverso, interconectado y en expansión.

.
.